La Unité de Habitation de Firminy con niños




Unité d'habitation es el nombre de una tipología residencial del movimiento moderno desarrollada por Le Corbusier y, por su pureza proyectual y austeridad en los materiales, fue el punto de inicio del brutalismo arquitectónico. Estas edificaciones se caracterizan formalmente por ser un prisma rectangular elevado del terreno sobre grandes pilotes de hormigón, liberando la planta baja, y fueron concebidas para funcionar de forma autónoma como una pequeña ciudad con todos los servicios necesarios: una ciudad-jardín vertical que diera respuesta a las necesidades de vivienda después de la Segunda Guerra Mundial. Se ejecutaron cuatro edificios de estas características en diferentes lugares de Europa: Marsella (1952), Nantes-Rezé (1955), Berlín - Westend (1957) y Firminy (1965).

Vista de los pilotes en planta baja
La previsión de un rápido aumento demográfico en Firminy en los años 50 supuso el encargo a Le Corbusier de un proyecto de tres Unités d'habitation y un centro comercial en la parte topográficamente más alta de la villa. Sin embargo, el estancamiento repentino de la demografía hizo reconsiderar el proyecto y se construyó únicamente un edificio, cuyas obras se iniciaron en 1965, año de la muerte de su autor.

El edificio, con una orientación según un eje norte-sur, tiene una longitud de 130 metros y una altura de 51 metros. Los 414 apartamentos dúplex se distruibueixen en 17 niveles y constituyen la unité más grande construida, con una superficie de 27.859 m2. En la cubierta se sitúa una guardería concebida inicialmente para dar servicio a los tres edificios proyectados inicialmente, un teatro al aire libre y una pista de atletismo. En su interior cada tres plantas hay un pasillo que atraviesa el edificio por su eje longitudinal y que da acceso a los dúplex.

Pasillo interior de la Unité de Firminy en el año 1996
Las medidas y proporciones de los apartamentos provienen del "Modulor", un sistema métrico ideado por Le Corbusier basado en la proporción áurea. Casi siempre presente en sus edificios como icono y como referencia, nunca deja indiferente a quien pasa por el lado, tanto si se trata de mantener una acalorada discusión sobre la idoneidad de sus medidas o simplemente hacer la típica foto turística. Servidores tienen fotos de cada vez que se ha presentado la ocasión.


Gente emulando al Modulor

La altura del nivel de acceso de los apartamentos es de 2,26 metros, "íntima" según Le Corbusier, y nos conduce hasta el espacio de estar, situado en fachada, a doble altura y con un gran ventanal protegido por "brise soleil" de hormigón que filtran la incidencia solar y permiten la entrada de luz. La cocina, bien proporcionada e integrada en el espacio de la sala, fue diseñada por el propio arquitecto y está pensada hasta el último detalle. De la sala accedemos por una escalera (ascendente o descendente en función del módulo dúplex en el que nos encontramos) a la planta donde se ubican las habitaciones. En este vídeo se han entretenido a modelar un módulo en 3D. Resulta curioso y a la vez muy explicativo.


Sección y planta de los dúplex tipo

Desde el año 1973, con una máxima ocupación de 320 apartamentos, el edificio se fue vaciando de ocupantes hasta el punto de tener que cerrar la mitad norte y concentrar los habitantes en la otra mitad para reducir las gastos de mantenimiento y en 1999 cerró la guardería por falta de alumnos y por razones de seguridad. En nuestra primera visita en 1996 tuvimos la oportunidad de visitar el interior de uno de los apartamentos y la guardería, aún en funcionamiento. El cierre del ala norte era claramente visible y consistía en un cristal fijo en medio del corredor, creando una terrible sensación de estancamiento en el tiempo de la parte cerrada. A nosotros dos, estudiantes de arquitectura en ese momento, nos pareció increíble que aquellos que habitaron la Unité desde su construcción hubieran preferido ir a vivir a casitas aisladas más cercanas al centro neurálgico de la ciudad.



Servidores en el interior de uno de los dúplex de esta Unité el año 1996
En el año 2003 se decidió vender los dúplex en un sistema de copropiedad y en 2012 se renovó la guardería y se ubicaron instalaciones de la Universidad de Saint-Étienne. Actualmente, clasificada de Monumento Histórico, está habitada por aproximadamente unas 1.000 personas y es posible visitar un apartamento, la guardería y la cubierta concertando cita previa para una visita guiada. Resulta también interesante visitar en el mismo municipio la Casa de la Cultura y la Iglesia de Saint-Pierre, del mismo arquitecto y contemporáneas al edificio.


Unite d'habitation from Pasha Rueda on Vimeo.

En el vídeo anterior se puede observar el antes y el hoy de la Unité de Marsella de manera muy gráfica, el otro ejemplar que tenemos el placer de conocer y donde nos alojamos en el mismo año 1996. Ha sufrido un proceso evolutivo muy diferente y se ha convertido en un edificio atrayente para las clases medias-altas que buscan un apartamento con carácter. También funciona bastante bien y desde hace algunas décadas un establecimiento hotelero que resulta interesante para aquellos amantes de la arquitectura de Le Corbusier.

 Cómo llegar a la Unité d'habitation de Firminy:





Por cierto:
Cuando llegamos a Firminy lo primero que fuimos a ver, por proximidad, fue la Iglesia de Saint-Pierre y, mientras nos hacíamos unas fotos, los dos notábamos algo extraño. Mi sorpresa fue cuando, al llegar a casa y comparar con las fotos del 1996, me di cuenta que habían terminado recientemente la obra inacabada por Le Corbusier ...


 
1996 vs. 2016


Más información:
http://sitelecorbusier.com 

10 temas indispensables para ir de camping con niños



Las cosas a veces vienen como vienen y no se puede hacer más. A mí, que tanto me gusta planificar viajes, me he encontrado este año en la situación de decidir de un día para otro el destino de nuestras vacaciones y, de paso, prepararlo todo así de repente. Durante una mañana tuvimos que terminar todos los preparativos para salir sin un rumbo preciso con las mochilas y las tiendas en el maletero del coche como hacíamos antes (cuando digo antes quiero decir muuuuuuuuuuucho antes), casi la única alternativa si el destino es Europa y no tienes ninguna reserva hecha ni idea de donde vas a ir.

Sin embargo, no fue tan complicado y este es el resumen de los elementos imprescindibles para nosotros para salir de camping sin destino preciso con niños (o sin ellos):

1.         Tienda de campaña

Els nostres fills en ple muntatge
Tenemos una tienda del tipo "iglú" desde hace unos años y con la que hemos compartido muchos buen momentos, pero ahora que ya somos cuatro (y que los dos más pequeños de los cuatro empiezan a ocupar más espacio) se nos queda pequeña. Así que hemos hecho una inversión en una tienda grande con dos habitaciones y un espacio donde refugiarnos para los cuatro considerando que cuando llueve y hemos estado de camping últimamente nos hemos sentido un poco desprotegidos con una sola pequeña tienda sin espacio para nada más. Hemos optado por ésta por su buena relación calidad-precio y, sobre todo, porque plegada ocupa muy poco (porque aquellas en las que te estás 2 segundos en montarlas y 2 horas en desmontarlas, además, ocupan más que una rueda del coche). En unos veinte minutos la tienes perfectamente montada y es a toda prueba frente a la lluvia, una buena inversión.


2.         Mesa y sillas

Tenemos una mesa pequeña y unas sillas magníficas que llevan con nosotros miles de kilómetros y aún les quedan muchos más (éstas) pero en esta ocasión era primordial que cupiera todo en el maletero del coche con la bandeja cerrada por cuestiones de seguridad. Así, hemos comprado una mesa plegable con cuatro sillas que también quedan plegadas en su interior (éstas). Además, así ya la tenemos para cuando vamos a comer a la montaña con mis padres, que vamos un poco justos de espacio en la mesa con las comilonas que nos acostumbramos a hacer.


3.         Nevera

NO se puede ir de camping sin tener una cerveza fresquita para cuando acabas de montar el campamento. Tenemos la típica nevera de camping que lo mantiene todo fresco con unos paquetes que hay que congelar previamente y la utilizamos mucho: prácticamente todos los fines de semana y también para ir a hacer la compra en el supermercado. Pero para viajes largos, acostumbramos a "tomar prestada" la nevera de camping a mis padres, una de ésas que va enchufada al coche o al enchufe del camping/hotel y nos da un servicio magnífico para mantener la bebida fresquita pero también para conservar los yogures y la leche de los niños. Si no tenéis a quien pedirla, aprovechad alguna ocasión que se presentey que os la regale alguna alma generosa, es una inversión que se acaba amortizando.

4.         Despensa

Este tema lo tengo muy por mano ya mí, la reina de las listas, sólo tengo que la lista "comida para ir de camping" basada especialmente en latas, galletas, palitos de pan, ingredientes para hacer ensaladas, alguna sopa de sobre y arroz . Y no, como no se puede vivir sólo a base de eso, siempre llevamos una buena cantidad de jamón envasado al vacío y algunos fuets.

Colocarlo en un nivel extremo de Tetris dentro de nuestras eternas cajas de plástico junto con un pequeño cargamento de bebida y embutido para los primeros días nos aseguran la felicidad, una difícil tarea encomendada a mi incansable compañero. Iremos recargando de felicidad a medida que vayamos encontrando mercados, buenas panaderías y bodegas en las zonas que vayamos visitando.


5.         Cama

Hace veinte años podía dormir directamente en el suelo pero ahora mismo nuestras espaldas no creo que pudieran sobrevivir a este ataque. Así, el tema de dormir bien para mí es fundamental. Nosotros utilizamos un colchón hinchable (éste) y una bomba para hincharlo que va con la batería del coche. Los niños usan unas esterillas auto-hinchables que les van muy bien para su peso y que, realmente, ocupan muy poco plegadas (cuando lleguen a los cuarenta me los veo también con un colchón hinchable). SIEMPRE llevo una sábana bajera para nosotros y los magníficos sacos de dormir de montaña (éstos), una de las mejores inversiones de los últimos años y que, espero, nos durarán toda la vida.

Y tampoco está de más ir alternando alguna noche de hotel, de vez en cuando, en la que poderte tumbar sobre la cama sin necesitar una grúa para ponerte de pie y poderte duchar sin chanclas de goma.

6.         Botiquín de viaje

He hablado y escrito infinitamente sobre este tema (aquí tenéis un buen resumen) porque considero que es un tema que no se puede dejar al azar y que hay que tenerlo bien preparado. Aunque en cualquier destino encontraremos asistencia sanitaria y farmacias, hay pequeñas incidencias en las que resulta muy práctico disponer de una primera actuación a mano. En nuestro caso, lo tenemos siempre preparado en casa y únicamente revisamos el contenido antes de partir por si hay que añadir algo más específico del destino donde vayamos (repelente de insectos en esta ocasión).

7.         Ropa y necesser

En nuestros viajes siempre hemos acostumbrado a llevar mochilas, primero porque éramos más jóvenes y después porque nos liberaban las manos para poder llevar niños cogidos de la mano. Ahora que nuestros hijos ya son mayores, en algunas ocasiones nos permitimos el lujo (cuando el espacio lo permite) de llevar dos pequeñas maletas en vez de nuestras eternas mochilas, donde la ropa es de más fácil acceso.

En la ruta prevista llevaremos ropa para cualquier situación y temperatura, es decir, desde el bañador a un cortavientos. En estos casos, lo más simple es utilizar la clásica táctica de "la cebolla", consistente en ir añadiendo capas de ropa si hace frío e ir retirando si hace calor y, de este modo, te evitas llevar un montón de ropa innecesaria. NUNCA llevamos más de 5 mudas por persona, independientemente de los días que dure un viaje porque SIEMPRE existe la posibilidad de lavar ropa (con más o menos comodidad, esto es verdad).

En cuanto a la higiene, además de las toallas y el neceser, llevo una bolsita con lo necesario para lavar los platos y otra bolsita con el jabón y un cepillo para lavar la ropa.

8.         Entretenimento

Llevamos los libros que estamos leyendo los cuatro (y alguno de repuesto), ordenador pequeño, tablet y los móviles. No, no podemos viajar sin esto, así somos. Ah! También llevamos juegos de sobremesa, que no falten nunca el rummykub y el scrabble.

En un ataque de responsabilidad siempre cogemos los deberes de los niños, aunque hay que reconocer que nunca encontramos el momento adecuado para hacerlos, así que no os lo recomendamos.

El reproductor de DVD del coche también da un buen servicio.



9.         Vehiculo

El mantenimiento del vehículo es un aspecto que no hay que olvidar y es completamente obligatorio revisar niveles, presión de neumáticos y estado de los frenos. Aunque tenemos una buena asistencia en carretera siempre llevamos algunas herramientas y pinzas por si nos quedamos sin batería entre otras cosas (debe de ser una manía adquirida en los viajes a Marruecos).

Para los viajes en ruta consideramos una condición indispensable que la "bandeja" del maletero del coche pueda ir cerrada y no quede nada a la vista cuando aparcamos el coche en cualquier lugar. Así, el maletero de nuestro coche es como el bolso de Mary Poppins o el bolsillo de Doraemon: resulta increíble de creer todo lo que puede caber bien puestecito (Tetris nivel avanzado).

10.     Paciencia

Mucha. Mucha. Mucha.

Estos viajes en coche en pleno verano tienen todo lo que suele molestar a los niños: muchos kilómetros, calor, posibilidades de caravana, visitas guiadas que nunca terminan, alojamientos sin disponibilidad, ...

Y también podríamos añadir el hecho de llegar a última hora de la tarde a un camping, en una parcela sin una triste sombra y tener que montar la tienda y todo lo necesario con dos niños diciendo que tienen hambre, que tienen sed, que quieren ir al baño, que están aburridos ... Oooooommmmmmmm ... (Aprovecho para felicitar a mis hijos que no sólo no suelen quejarse, sino que en el momento de montar el campamento son de una ayuda indispensable).

Para concluir, os dejo un "time-lapse" hecho por nuestro hijo en el primer montaje de nuestra nueva tienda de campaña. Afortunadamente no hay audio y no se pueden oír las discusiones del tipo "¿Estás seguro que iba así? ¿Por qué no se clava la p --- piqueta? Esto no está recto! Te he dicho que no iba anclado aquí!". ... Aprovecho para saludar afectuosamente a los señores de Decathlon que han hecho el vídeo explicativo del montaje de la tienda (que afortunadamente vimos antes de salir de casa), sin el cual no habríamos sobrevivido al primer montaje.


video









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...